Cuando vivir la menstruación se convierte en lujo

Blog Comments (0)

La menstruación es un tema del que seguimos sin poder hablar con normalidad en México y en muchos otros países del mundo. Desde chiquitas estamos acostumbradas a que sea un proceso del que nos tenemos que sentir avergonzadas, que es sucio o que incluso debemos llevar “sin que nadie se entere”.

Muchas nos podemos identificar con el recuerdo de cómo nos daba pena que en la escuela alguien nos viera la toalla o el tampón; o de como hemos tenido que recurrir a la excusa de que “nos duele la panza” con tal de no decir que tenemos cólicos; y a eso hay que sumarle la terrible y tan trillada frase que escuchamos tan seguido de que “seguro estamos en nuestros días”.

Y es que el problema de la menstruación va más allá del tabú que gira en torno a él para hablarlo con todas sus letras y tratarlo con la naturaleza que merece. En más países de los que nos imaginamos, hay miles de niñas y mujeres que no tienen los medios suficientes para acceder a productos de higiene y protección necesarios para su periodo.

La falta de acceso a productos sanitarios, educación sobre higiene menstrual, inodoros, instalaciones para lavarse las manos y gestión de residuos supone un obstáculo para poder vivir un periodo menstrual.

En México, según datos de CONEVAL, 4 de cada 10 mujeres viven en situación de pobreza y según el un estudio realizado en 2018 por el Método de Medición Integrada de la Pobreza, el 36% de la población mexicana no tiene abasto diario de agua, el 33% vive sin excusado con descarga directa de agua y casi el 10% no cuenta con sanitario o no era de uso exclusivo.

Esto afecta muchísimo a miles de mujeres y niñas durante su periodo ya que, sin agua, no tienen acceso a una buena higiene menstrual, lo cual puede repercutir de manera negativa en su salud física.

El costo de los productos de protección es también un impedimento para que miles de mujeres y adolescentes puedan vivir su periodo de manera normal. Para que se den una idea, el cálculo de toallas para un año es de 360 toallas o tampones y si consideramos la duración de la vida fértil de una mujer y un costo promedio de $2.00 por cada unidad que necesita, estamos hablando de 26 mil 400 pesos necesarios para comprarlos. Esto, considerando que puede haber más de una mujer en cada familia.

Aunque cada vez hay soluciones más amigables con el medio ambiente y con el bolsillo como podría ser la copa menstrual, es una realidad que para miles de comunidades aún faltan años para poder dar este paso ya que es necesario el contexto de educación e higiene propios para que funcionen.

Además, las repercusiones de falta de toallas no solo influyen en la salud, sino que pueden tener un impacto directo en la educación o preparación profesional de quienes sufren esta situación ya que al tener que recurrir a otras soluciones para mantenerse secas, deben faltar a la escuela o trabajo.

La falta de acceso a agua, carencia de medios económicos para acceder a productos de higiene y falta de información y educación sexual es lo que caracteriza a la llamada “pobreza menstrual” o “period poverty”.

El poder vivir nuestra naturaleza femenina con normalidad y naturalidad no debería considerarse un lujo. Hay muchos países que poco a poco han aportado soluciones como la reducción de impuestos en productos de impuestos, pero en México aún nos queda mucho por hacer.

Ya que conoces el tema, atrévete a ser parte de la solución: empieza a tratar el tema sin tabúes ni titubeos, llámale por su nombre y contribuye a que la gente a tu alrededor haga lo mismo. Con este pensamiento en mente, haz un esfuerzo por empatizar con las miles de mujeres que sufren la menstruación cuando ésta no debería suponer un problema. Acércate a tu ONG pro-mujer más cercana, pregunta cómo puedes apoyar; dona toallas o tampones en alguna comunidad vulnerable; haz algún voluntariado que promueva la educación sexual y de higiene para niñas que lo necesitan. Sabes que cualquier cosa, desde COMUNAL podemos ayudarte.

 

 

 

 

» Blog » Cuando vivir la menstruación se...
24 agosto, 2020
Por
, , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

« »