La peor discapacidad es una mala actitud

Blog Comments (0)

Hoy te contaremos la historia de Daniel Gómez de la Vega y de cómo un accidente lo hizo tocar fondo, reflexionar y salir adelante, cambiando totalmente su forma de ver vida, una tragedia que lo llevó a encontrarse a si mismo y su propósito.

Todo empezó el 26 de junio del 2011, eran las 8:00 de un domingo lluvioso, Daniel se preparaba para salir en su moto hacia una pista ubicada en Santa Fe. Ese día cuando se despidió de su papa le dijo fuera, ya que estaba lloviendo,  pero decidió no hacerle caso y apasionado por seguir entrenando para la próxima competencia.

“De camino a la pista iba feliz en mi moto pensando que en ese momento me encontraba en una muy buena etapa de mi vida, finalmente feliz en mi trabajo, económicamente bien, contento con mi familia y feliz por que practicaba el deporte que me apasionaba, en pocas palabras, la mejor época desde hace mucho tiempo”.

Al llegar a la pista sus amigos ya estaban ahí, hicieron un recorrido para ver que todo estuviera bien pero se encontraron con una zanja que estaba mucho más grande de lo común debido a la lluvia, pero eso no iba a impedir su entrenamiento así que construyeron  una rampa.

“Para ser honesto nunca me sentí totalmente confiado del brinco pero con lo atascado que soy pensé que no pasaría nada malo. Terminamos el brinco y me subí a mi moto, al salir de la tercera curva acelere y justamente antes de llegar al brinco desacelere tantito y ahí fue donde mi nueva vida comenzaría”……….

Al principio todo parecía muy difícil de entender, de un momento a otro no iba  a poder volver a caminar, es un proceso largo de negación, donde enojado con la vida y con Dios te preguntas ¿por que a mi? ¿que hice pare merecer esto? y no vemos más allá de ser víctimas.

De ahí se empieza a aceptar, las únicas opciones que tenemos es luchar y salir adelante con los retos que la vida te pone o ser víctima y quejarte de lo que te paso.

Después de mucho tiempo Daniel logró superarlo, fue a todo tipo de ayuda y platicó incluso con personas cómo José Villela que tiempo atrás había sufrido un accidente por lo que el testimonio y consejo de José le ayudo a darse cuenta de muchas cosas y sobre todo a darle las ganas para salir adelante.

Daniel siempre fue deportista por lo que decidió nunca dejarlo y empezó a entrenar Para-Triatlón, una disciplina en la que se lleva a cabo natación, carrera y bici adaptada, un deporte que disfruta mucho pero hoy se enfoca más en nadar. El año pasado logró cruzar la Bahía de Acapulco, 11km en poco menos de 4 horas, una demostración de entrega, voluntad y disciplina.

Hace un par de años decidido abrir una organización sin fines de lucro llamada “Surfeando Sonrisas” por apoyar a niños y jóvenes que vivieran en su misma condición a través del surf. Un proyecto que ha ayudado a muchos jóvenes a tener un sentido de vida y a través del deporte rehabilitarse, conocer gente y sobre todo disfrutar de las olas.

Hoy Daniel se dedica a dar conferencias, una forma de hacer conscientes a las personas que todos podemos tener un accidente que cambie nuestras vidas pero que también es muy importante la actitud para superar cualquier obstáculo y poder salir adelante.

A lo largo de 4 años ha inspirado a muchos jóvenes y empresas con su mensaje “La Peor Discapacidad es una mala Actitud”

Nos enorgullece poder tener a Daniel en nuestro catálogo de conferencistas en donde motiva a la gente a ser mejor y da un mensaje claro sobre lo que es la resiliencia.

¡Gracias Daniel por inspirarnos cada día a ser mejores!

» Blog » La peor discapacidad es una...
21 noviembre, 2019
Por

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

« »